Teotihuacan, México

DSCN5360DSCN5226DSCN5232DSCN5279

DSCN5246DSCN5249DSCN5244DSCN5240DSCN5253DSCN5247DSCN5250DSCN5255DSCN5256DSCN5251DSCN5234DSCN5235DSCN5258DSCN5259DSCN5271

DSCN5278DSCN5266DSCN5277DSCN5273DSCN5269DSCN5227DSCN5230DSCN5272DSCN5237DSCN5274DSCN5280DSCN5257DSCN5283DSCN5263DSCN5281DSCN5236DSCN5285

 

 

Text credits:
https://www.livescience.com/22545-teotihuacan.html

Teotihuacan: Ancient City of Pyramids
By Owen Jarus August 20, 2012 History

Located about 30 miles (50 kilometers) northeast of modern-day Mexico City, Teotihuacan was one of the largest urban centers in the ancient world. No one knows who built it. The city flourished between 2,100 years ago, when construction began, and about 1,400 years ago, when it went into a period of decline, including a fire that caused great damage. However, even with the decline, the city was never truly “lost” — the Aztecs made regular pilgrimages to the site in later periods.
What the city’s own inhabitants called the city and its structures is unknown. The current name, Teotihuacan, was given to it by the Aztecs and means “the place where the gods were created.”

Size and influence
At its zenith, Teotihuacan encompassed an urban core of about 8 square miles (20 square km) with a population estimated at more than 100,000 people. Its influence was felt throughout central Mexico and as far south as Guatemala.
The city was organized using a grid plan, many people living in what scholars refer to as “apartment compounds,” containing multiple families. An archaeological mapping project identified about 2,200 of these structures within the city, with excavations showing that some compounds were richer than others, containing more stone and lime plaster in their construction.

Avenue of the Dead
Running on a north-south axis is the city’s main street known today as the Avenue of the Dead, from a later Aztec name. It runs for more than two miles and contains three major pyramid complexes.

Pyramid of the Moon
At the northern end of the avenue is the Pyramid of the Moon, from an Aztec name. Recent research suggests it was built in stages between around 1 AD and 350 AD. It started off as a small platform and eventually became a 150-foot-high (46 meters) pyramid with a base 550 feet (168 meters) by 490 feet (149 meters). Its elevated platforms were likely used for rituals that could be witnessed by people on the ground. Tombs found associated with the structure contain both human and animal sacrifices along with grave goods such as obsidian and greenstone.

Pyramid of the Sun
Less than half a mile south of the Pyramid of the Moon is the Pyramid of Sun. At a height of more than 200 feet (63 meters) and a base more than 730 feet (225 meters) long on each side, this pyramid is one of the largest structures created in the pre-Columbian New World. It would have been completed around 200 AD.
In 1971, an archaeological team discovered a tunnel underneath the pyramid, its entrance located near the Avenue of the Dead. They dug out the fill in the tunnel finding that it terminated in a cloverleaf shaped chamber which, sadly, had been looted in antiquity. The cave was likely used for rituals of some kind.
Another discovery, announced late last year, was a small treasure trove of offerings that may date to when construction of the pyramid began. Among the items found was a green serpentine mask that may have been a portrait of an ancient individual.

Temple of the Feathered Serpent
Located south of the Pyramid of the Sun is the Temple of the Feathered Serpent, also known as “La Ciudadela,” a name Spanish conquistadors gave it. The focal point of this monument is a six-stepped pyramid, smaller than the other two examples on the Avenue of the Dead. Two apartment compounds located nearby may have been inhabited by local elites.
The pyramid is believed to have been completed sometime in the 3rd century AD. Cut in low relief on the structure are alternating heads showing Quetzalcoatl, a feathered serpent god, and a being that appears to be Tlaloc, an ancient storm god.
Found near the pyramid are the burials of about 200 people. Many of them were young men and the grave offerings suggest that they were warriors, possibly Teotihuacan’s own. The fact that many of them were found with their wrists crossed behind their backs suggests that they had been tied up and, for some reason, sacrificed. Young women and a few older men were also found, with offerings.

Mural art
Teotihuacan is well-known for its colorful murals painted on plastered walls. They can be found in the city’s many apartment compounds as well as on other buildings identified as palaces and temples. Among the motifs that can been seen are images of the storm god, Tlaloc, as well as a deity that scholars call the “Great Goddess,” likely associated with agricultural fertility. Other motifs include birds, jaguars, coyotes, owls and the feathered serpent.

Writing
Whether pictographic figures found at Teotihuacan constituted a proper writing system is a source of debate. Karl Taube, a professor at University of California Riverside, argues in a paper that the inhabitants “had a complex system of hieroglyphic writing,” one complementing the vast and ancient city.

Español
Créditos de este texto:
https://inah.gob.mx/zonas/23-zona-arqueologica-de-teotihuacan

Orígenes de su nombre
(náhuatl: Teōtihuácān, «Lugar donde fueron hechos los dioses; ciudad de los dioses») es el nombre que se da a la que fue una de las mayores ciudades de Mesoamérica durante la época prehispánica. El topónimo es de origen náhuatl y fue empleado por los mexicas, pero se desconoce el nombre que le daban sus habitantes.

Importancia
La Ciudad Prehispánica de Teotihuacan fue uno de los centros urbanos más grandes del mundo antiguo, que llegó a concentrar una población mayor a los 100,000 habitantes en su momento de máximo esplendor. Situada en un valle rico en recursos naturales, Teotihuacan fue la sede del poder de una de las sociedades mesoamericanas más influyentes en los ámbitos político, económico, comercial, religioso y cultural, cuyos rasgos marcaron permanentemente a los pueblos del altiplano mexicano, traspasando el tiempo y llegando hasta nosotros con la misma fuerza y grandeza con que sus constructores la planearon.
La evidencia arqueológica descubierta en el Valle de Teotihuacan revela que durante el período Clásico se desarrolló una de las sociedades urbanas más complejas de toda Mesoamérica, así como que dicha sociedad estuvo altamente estratificada, ampliamente especializada y conformada por diversos grupos étnicos. Elementos distintivos del desarrollo cultural de la sociedad teotihuacana durante el Clásico, han sido identificados en lugares diversos del resto de Mesoamérica, incluyendo otros importantes sitios urbanos como Monte Albán, Cerro de las Mesas, Matacapan, Tikal y Kaminaljuyú.
Para los pueblos que precedieron a Teotihuacan, este sitio tuvo un significado preponderantemente sagrado. Varias fuentes históricas señalan que los aztecas y sus gobernantes llegaron a estas ruinas para orar y celebrar ritos. Posteriormente Teotihuacan fue punto de referencia desde el comienzo de la ocupación española; y en la actualidad es reconocida como uno de los testimonios más sobresalientes del urbanismo antiguo y el desarrollo estatal, por lo que es objeto de interés para investigadores de México y el mundo, que a través de distintas disciplinas científicas continúan explorando su complejidad.
Los vestigios arqueológicos de la antigua ciudad son visitados cada año por miles de personas, haciendo del sitio uno de los mayores polos de atracción turística del país.
El reconocimiento del sitio como patrimonio cultural es universal, pues desde 1987 forma parte de la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Historia del sitio
Teotihuacan es el sitio más explorado de Mesoamérica, ya que los primeros trabajos con fines de investigación datan del siglo XVIII, cuando Don Carlos de Sigüenza y Góngora exploró el edificio adosado a la Pirámide de la Luna. A finales del siglo XIX, bajo la figura de la Inspección General de Monumentos de la República, Don Leopoldo Batres y Huerta realiza exploraciones en diversos edificios aledaños a la Calzada de los Muertos, descubriendo murales y esculturas, y en 1905 emprendió trabajos en la Pirámide del Sol, bajo los auspicios del gobierno de Porfirio Díaz, para la conmemoración del Primer Centenario de la Independencia del país, impulsando el desarrollo de las disciplinas antropológicas. A partir de la intervención de la Pirámide del Sol se adquirieron terrenos por parte del gobierno federal para la apertura oficial de la primera zona arqueológica y museo de sitio de México.
Posteriormente el desarrollo de los trabajos de la Dirección de Antropología bajo el liderazgo de Manuel Gamio en 1917, representa una de las experiencias más enriquecedoras en el trabajo social, la investigación arqueológica y el impulso para el progreso regional, que reflejó el ímpetu pos revolucionario que daría forma a muchas de las instituciones aún vigentes en el Estado contemporáneo mexicano.
En este sitio arqueológico se han desarrollado 2 de los proyectos de investigación más grandes en la historia de México: el Proyecto “Teotihuacan 1962-1964” y el proyecto “Teotihuacan 1980-1982”, además de uno de los megaproyectos planteados durante la década de los años noventa por el gobierno federal, conocido como “Teotihuacan 1992-1994”. La investigación en el sitio es permanente e interdisciplinaria, pues prácticamente todas las disciplinas antropológicas encuentran temas de trabajo en el sitio, el cual es objeto de estudio tanto por instituciones académicas nacionales como internacionales.
Teotihuacan se ha convertido en un estandarte para los mexicanos en la defensa y resguardo del Patrimonio Cultural Nacional, su monumento principal, la Pirámide del Sol, es un icono de la identidad nacional, sobre todo como un elemento relevante del pasado prehispánico. Los restos arqueológicos de la antigua ciudad del Clásico en Teotihuacan, representan a México en el ámbito internacional, ya que fue el primer sitio de nuestro país declarado tesoro del Patrimonio Mundial, por la UNESCO en 1987.

Descripción del sitio
El área abierta a la visita pública tiene una extensión de 264 hectareas, donde se concentran los principales complejos de edificios monumentales, como La Ciudadela y el Templo de la Serpiente Emplumada, la Calzada de los Muertos y los conjuntos residenciales que la flanquean, las Pirámides del Sol y la Luna, el Palacio de Quetzalpapálotl y 4 conjuntos departamentales con importantes ejemplos de pintura mural, como son Tetitla, Atetelco, Tepantitla y La Ventilla, además de otros 2 conjuntos de corte habitacional denominados Yayahuala y Zacuala.
La Zona arqueológica cuenta con dos museos especializados: el de la Cultura Teotihuacana y el Museo de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente”, así como una sala de exposiciones temporales ubicada en el edificio conocido como “ex-museo”. Otras áreas en las que se exponen piezas arqueológicas son el Jardín Escultórico y el jardín al sur del Río San Juan; además se cuenta con un jardín botánico de la flora tradicional, un teatro al aire libre y el edificio sede del centro de Estudios Teotihuacanos.
La entrada a la zona puede realizarse por 5 puertas, distribuidas e interconectadas por un camino periférico empedrado que circunda el área monumental, además hay caminos vecinales que la comunican con los conjuntos habitacionales mencionados.

Rutas de Visita
Por las dimensiones de la Zona Arqueológica resulta muy difícil disfrutar de toda su oferta cultural en una sola visita, sin embargo existen rutas diseñadas para aprovechar al máximo los recorridos, dependiendo de los intereses particulares de cada visitante. De esta forma actualmente contamos con las siguientes propuestas:
Ruta Monumental: Inicia en la Puerta 1 y finaliza en la Puerta 3
Duración aproximada de 2 horas.
Recorrido a través de la Calzada de los Muertos, eje principal de toda la ciudad prehispánica. La ruta de visita recorre el área central de la ciudad y sus principales complejos arquitectónicos monumentales, como son La Ciudadela, el Gran Conjunto, el Complejo Calle de los Muertos con sus ejemplos más notables: Edificios Superpuestos, Plaza Oeste y Grupo Vikking; posteriormente pasa por el Complejo arquitectónico Pirámide del Sol y remata en la gran Plaza de la Luna.

Ruta de la Pintura Mural: Inicia en el Museo de Murales Teotihuacanos (Puerta 3 A) y finaliza en el Conjunto Arquitectónico Tepantitla (Puerta 4)
Duración aproximada de 1:45 horas.
Recorrido trazado para conocer las expresiones plásticas de los antiguos teotihuacanos que quedaron plasmadas en los muros de la ciudad. El Museo de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente” cuenta con uno de los acervos más importantes de pintura mural prehispánica; en él es posible apreciar las técnicas, materiales y temáticas referentes a esta expresión artística. Posteriormente se recorrerán áreas de gran importancia en los que se conservan murales en su sitio original, como es el Conjunto arquitectónico “Jaguares” y el edificio conocido como “Quetzalpapálotl”. La ruta se dirige posteriormente hacia el gran “Mural del Puma”, localizado en la parte norte de la Calzada de los Muertos y finaliza en el conjunto arquitectónico Tepantitla, en donde se puede apreciar uno de los murales más completos y espléndidos de la cultura teotihuacana, conocido como el Tlalocan, así como otros murales de importancia para el estudio de esta antigua sociedad.
En un recorrido más general no debes dejar de visitar el Museo de la Cultura Teotihuacana, localizado muy cerca la Puerta 5, en la que además de poder apreciar la exposición permanente podrás ver los últimos avances en la investigación arqueológica del sitio, a través de su exposición temporal en el vestíbulo principal.
Este museo se acompaña de un jardín escultórico y un jardín botánico de la flora tradicional del valle de Teotihuacan, además cuenta con una zona para convivencia en la que puedes refrescarte, descansar y tomar un refrigerio.
Otra importante sala de exposiciones temporales se localiza en el edificio conocido como “Ex-Museo”, ubicado en las inmediaciones de la Puerta 1, en la que constantemente se presentan muestras de los nuevos hallazgos arqueológicos.
Un recorrido muy interesante es el de los conjuntos habitacionales que se encuentran fuera de la Zona Arqueológica y en los que se conservan ejemplos muy notables e interesantes de pintura mural, se trata de los conjuntos conocidos como Tetitla y Atetelco, localizados en el Barrio de la Purificación del municipio de Teotihuacan. A ellos puedes llegar por el camino que parte del periférico empedrado hacia el poniente, entre las puertas 1 y 2, pasando el río San Juan (existe señalización que te guía hasta estos lugares).
Dichos conjuntos habitacionales son una muestra clara del tipo de arquitectura civil que conformaba la ciudad, pues en ellos podrás ver las habitaciones, patios, pasillos y calles que dieron forma a la trama urbana.

Servicios disponibles en la Zona Arqueológica de Teotihuacan
La Zona arqueológica cuenta con dos museos especializados: el de la Cultura Teotihuacana y el Museo de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente”, así como una sala de exposiciones temporales ubicada en el edificio conocido como “ex-museo”. Otras áreas en las que se exponen piezas arqueológicas son el Jardín Escultórico y el jardín al sur del Río San Juan; además se cuenta con un jardín botánico de la flora tradicional, un teatro al aire libre y el edificio sede del centro de Estudios Teotihuacanos.

La entrada a la zona puede realizarse por 5 puertas, distribuidas e interconectadas por un camino periférico empedrado que circunda el área monumental, además hay caminos vecinales que la comunican con los conjuntos habitacionales mencionados. Todas las entradas cuentan con taquilla para el cobro del acceso, módulo de revisión de boletos y estacionamiento; de la misma forma en las entradas 1,2, 3 y 5 hay módulos de servicios sanitarios.
Las puertas 2, 3 y 5 cuentan con cajones de estacionamiento para personas con capacidades diferentes, mientras que en la puerta 3 existen rampas y andadores que permiten el acceso a los vestigios arqueológicos a personas en sillas de ruedas o con dificultades motrices.
En la Puerta 5, muy cerca del Museo de la Cultura Teotihuacana usted podrá encontrar una librería del INAH, con publicaciones acerca de Teotihuacan, mapas y guías turísticas en diversos idiomas.

Todas las Puertas cuentan con áreas comerciales en las que se ofrecen artesanías típicas de la región y otros souvenirs. También se cuenta con servicio de vistas guiadas y talleres culturales a cargo del personal de servicios educativos de la zona. Las visitas guiadas son gratuitas y pueden ser reservadas en el Departamento de Museos y Servicios Educativos de la Zona Arqueológica, así como solicitarse en la ventanilla ubicada en el pasillo principal del Ex Museo de sitio. Es importante mencionar que únicamente en caso de no contar con visitas guiadas agendadas se podrá proporcionar el servicio directamente de ventanilla.

Además contamos con el programa “Domingos familiares”, dirigido a grupos no mayores de 15 personas, tanto niños como adultos, a quienes se les proporciona un recorrido guiado con una duración aproximada de una hora, de forma gratuita.
Los talleres generalmente están dirigidos a una temática en particular, de acuerdo con las exposiciones temporales vigentes, así como a fechas y/o conmemoraciones de interés nacional relacionados con el patrimonio cultural de la zona arqueológica. Los talleres requieren de reservación.

Informes y reservaciones:
Museo de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente”
Puerta 3 A de la Zona Arqueológica de Teotihuacan
Correo electrónico: teotihuacanvisitasguiadas@inah.gob.mx
Teléfono: 01(594) 958 – 2081.
Recomendaciones
La Zona de Monumentos Arqueológicos de Teotihuacan tiene una gran importancia para la cultura, la identidad y la historia de nuestro país y de la humanidad. Ayudanos a proteger este legado cultural atendiendo las siguientes recomendaciones:
No tocar las piezas exhibidas en los museos, así como las pinturas y esculturas exhibidas en la zona.
No usar flash en las áreas con pintura mural, ni al interior de los museos.
No invadir áreas de restricción
Está prohibido ingresar con mascotas, grabadoras, bebidas alcohólicas o estupefacientes y armas de todo tipo.
No ingresar con alimentos y bebidas a los museos.
Acatar las indicaciones del personal de la Zona Arqueológica.
Para garantizar su seguridad queda prohibido a los grupos escolares subir a las Pirámides del Sol y La Luna.

Acceso
Desde la Ciudad de México se puede llegar a través de la autopista México-Pachuca, saliendo por la Av. Insurgentes norte, hasta entroncar con la autopista Ecatepec-Pirámides. También hay acceso desde las autopistas México-Tuxpan y Arco Norte, además de la carretera libre México-Teotihuacan.

Horario
Lunes a domingo de 9 a 17 horas.
Cobro de acceso: 70 pesos
El estacionamiento tiene costo extra
El permiso para cámara de video tiene costo extra. Además para equipo fotográfico, de video profesional, así como tripié, realizar su trámite de autorización en la Ciudad de México.

Sitio web y redes sociales
Correos electrónicos: teotihuacanvisitasguiadas@inah.gob.mx / teotihuacanmuseos@inah.gob.mx
Facebook de Museos de Teotihuacan: http://www.facebook.com/home.php#!/pages/Museos-de-Teotihuac%C3%A1n/352895324725884
Blog: http://museosdeteotihuacan.blogspot.com/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.