Nacimientos at/en Celaya

About Celaya
Text credits:
http://www.explorandomexico.com/city/25/Celaya/about

Celaya is a city located in the State of Guanajuato and has gained importance in the last years for its great economic development, which has made it significant for many businessmen looking to expand their production capacity within Mexico.
The origins of the City of Celaya go back to the 12th of October in 1570 when the Viceroy of New Spain D. Martin Enriquez de Almanza mandated its foundation. Thus, on January 1st, 1571 the Spanish trustees gathered under a mesquite tree and founded this city on the place of a former Otomi village called ““Nat-Tha-Hi””, which means ““at the mesquite””. The name assigned to the recently founded villa was ““Villa de la Purísima Concepción de Zalaya””, Basque name meaning ““Flat Land””. Years after the villa’s development, on the 20th of October 1655, Viceroy Francisco Fernandez de la Cueva, Duke of Albuquerque granted it the title of ““city with a right to a coat of arms””.
The same as other cities in Guanajuato, Celaya had a very important role in Mexico’s War of Independence. According to history, the independence ““shout”” originated in the City of Dolores (today Dolores Hidalgo) when Priest Miguel Hidalgo started the revolution. Next, the revolutionary followers advanced to San Miguel, where famous Ignacio Allende joined Hidalgo’s army. After this event, on September 21st 1810, Hidalgo’s group made its triumphal entrance to the City of Celaya, where the first formal organization of Mexico’s Insurgent Army took place, granting on this day various ranks as the one given to Hidalgo of General Captain and to Ignacio Allende of General Lieutenant. This event gave Celaya the mention of ““Crib of the Mexican Army””. It is worth mentioning that Independence followers from Celaya joined, considerably increasing the number of Hidalgo’s supporters. This event is celebrated by the ““Monument to the Nation and to the Liberating Army”” found beside the temple of San Antonio in Celaya City.
Celaya didn’t only perform a determinant role in the war for Mexico’s independence, but also during the whole beginning of the Republican era. Among many events it is worth highlighting the naming of Cealaya as the supplies venue for the republican army, during the siege of Queretaro imposed by General Mariano Escobedo against Emperor Maximiliano of Hapsburg, event that took place in June 1867 during the time known as the French Intervention. Also on Celaya land, in April 1915, one of the most important battles of the Mexican Revolution was fought, between the forces of General Obregon and those of the Centauro del Norte, General Villa, resulting in the triumph of the Constitutionalist Group.
Currently, Celaya covers a little more than 553 squared kilometers and limits to the north with Comonfort municipality, to the south with Tarimoro, to the east with Apaseo el Grande and Apaseo el Alto, to the west with Cortazar and Villagran and to the northeast with Santa Cruz de Juventino Rosas. This city’s great development has made it the third municipality with greatest population in the State of Guanajuato (despite its small territorial extension) covering close to 10% of the State’s total population with its 416 residents (II Conteo de Población y Vivienda 2005). In addition to this great progress, the municipality of Celaya can offer public services to most of its population (light, water, sewage) reaching coverage indexes over 90%.
As should be expected, this municipality’s growth has been based on its strong economic activities, and it is worth mentioning that agriculture is the base of the municipal economy with corn, sorghum, alfalfa, oat, bean, garlic, onion, peanut, tomato and gardens as its main crops with a strong exports tendency. On the other hand, its industry is very important for its cajeta and milk derivates establishments, cold cuts and legume packing plants, factories of purification and bottling of water and milk pasteurizers, deodorant, air fresheners, insecticide, animal food, furniture and house appliances; and the construction of agricultural machinery and equipment, among many others. The companies are mainly located on the Celaya-Salamanca, Celaya-Queretaro and Celaya-San Miguel de Allende highways, this being the most important location for the industrial city.
Finally, we must highlight that currently the Economically Active Population of Celaya equals 36% of its total population, from which 99% is employed, which means unemployment is almost inexistent. This population is mainly employed in the tertiary sector (commerce and services), which concentrates 70% of employments, followed by the industrial sector with 27%.

About Nacimientos
Text credits:
http://www.mexconnect.com/articles/2624-mexico-s-christmas-traditions-posadas-pastorelas-and-nacimientos

Mexico’s Christmas traditions: Posadas, pastorelas and nacimientos
Judy King
Decorated evergreen trees, garlands of greens and ivy, yule logs, shiny glass balls, seasonal music, twinkling lights, special family meals, shimmering stars, brilliantly red poinsettias, silvery ribbons, mounds of presents, and Santa Claus are the vibrant heralds of the Christmas season in the United States and Canada.
Few North Americans recognize that the roots of these treasured “Christmas” traditions were active long before the birth of Christ. In fact, most evolved from pagan winter solstice rituals of the Celts, Druids, Scandinavians and indigenous groups, and the much older Jewish Festival of Lights.
Mexico’s Christmas traditions
While the most beloved Mexican Christmas traditions are firmly based on the birth of Christ, the timing of the celebration coincides with Mexico’s ancient worship of the sun. During the nine darkest days of winter, the Aztecs celebrated the God of the Sun, pleading for his return and praising both the Sun and his virgin mother goddess.
Posadas
Early priests obtained permission from Rome to hold special processions and masses for nine days before Christmas. Beginning December 16 village children dressed as Mary and Joseph still lead a group of “angels and shepherds” from house to house to commemorate the search for an inn (posada) in Bethlehem. They are curtly refused at every door until the entourage is welcomed at a prearranged home with a fiesta including music, food and piñatas.
Pastorelas
To begin teaching church lessons, the first priests acted out Biblical scenes. This tradition has continued through five centuries with Pastorelas, or shepherds’ plays still performed each year. The lines and details vary, the lines written in verse often embellished with actors’ ad-libbed quips. As the shepherds are excitedly traveling to the stable as directed by the angels; the Devil and his band waylay them. The slick-talking satans offer liquor, gambling, wild living. Today it is common to see the Devil suggesting cigarettes, violence, war, drugs and sex in his vigorous attempts to delay the shepherds. Finally, the Archangel Michael triumphs over evil, slaying the Devil and the shepherds continue to the manger.
Nacimientos
The most beloved Christmas tradition in Mexico is the Nacimiento, an elaborate arrangement of clay, wax, wood, metal, fabric and beaded figures depicting the birth of the Christ Child
Called Crèches in France and Nativity scenes in England; today’s Nacimientos or birthplaces were called Belens or Bethlehems well into the last century. Mexico’s scenes are very different from the 14-piece sets sold in north of the border malls and shops. Often an entire room of a home is needed to arrange and display the hundreds of pieces constituting a miniature village surrounding the stable with Mary and Joseph focused on the empty manger, awaiting the birth of the babe. In some areas, the baby’s appointed godparents rock the baby to sleep before placing the figure in the manger during a Christmas Eve party. Among the charming and unusual hand-made figures are women making tortillas, the infidels in Egypt, farmers milking cows, mothers nursing infants, vegetable and pottery merchants and a large variety of shepherds in various events of their day. Many families incorporate waterfalls, mountains and new figures each year, searching for new and amusing illustrations of daily life.
Some Nacimientos bend time a little to feature the Garden of Eden, St. John the Baptist, Herod’s shoulders destroying the innocent children, Jesus at the well with Mary Madalene, Mary at the base of the Cross, and other biblical scenes.
St. Francis of Assisi is credited with preparing the first nativity scene in an Italian cave in 1223. One of the most meaningful ways to experience Christmas eve in Ajijic is to view a number of nacimientos with the live participants and animals that ring the Atrium of the Church de San Andres on Marcos Castellanos at about 8 p.m. Each Nacimiento is sponsored by a different neighborhood and represents a different country of the world or region of Mexico.

Español
Acerca de Celaya
Créditos de este texto:
https://es.wikipedia.org/wiki/Celaya
Celaya (del vasco zalaya, que significa «tierra llana») es una ciudad mexicana, cabecera del municipio homónimo en el estado de Guanajuato (está ubicada en el sureste del estado). Se encuentra a 50 km al oeste de la ciudad de Santiago de Querétaro y a 260 km de la Ciudad de México.
La ciudad fue fundada el 12 de octubre de 15704​ sobre un poblado indígena llamado Nat-Tha-Hi, que en otomí significa debajo del mezquite o a la sombra del mezquite; varios españoles circundantes a las Villas de Apaseo y Acámbaro que se instalaron para surtir a los viajeros. Estos primeros españoles llamaban a la comarca el Mezquital de los Apatzeos.
El epicentro de construcción para la ciudadela fue el convento grande de San Francisco y el posterior establecimiento de las Casas Reales en la Plaza de Armas. Más tarde las haciendas circundantes con la ayuda de los afluentes de los ríos Apaseo y San Miguel se volvieron importantes productoras de maíz, trigo, chile, pimiento, vid y maguey para las ciudades mineras Guanajuato, Zacatecas y San Luis Potosí en cuya ruta era paso obligado, además de su gran atractivo turístico por sus tres mundialmente reconocidos volcanes.
Los viajeros y habitantes españoles del asentamiento, eran víctimas de constantes ataques indígenas, por lo que el entonces Virrey de Nueva España, “Don Luis de Velasco”, expidió en 1551 una cédula para que se instalase una guarnición que sirviera de protección a los intereses de la corona.
A pesar de la guarnición, la frecuencia de los ataques a los viajeros, que llevaban los metales preciosos a la capital, obligó al Virrey Don Martín Enríquez de Almanza venir personalmente para organizar la defensa de los viajantes.
Fue en esta visita cuando los españoles asentados le solicitaron que fundara una villa con el nombre de Villa de la Purísima Concepción de Zalaya, fue así que expidió una cédula para tal fin el 12 de octubre de 1570.
No obstante la cédula, debido a ciertas diferencias entre los españoles asentados, no se cumplió hasta el 1 de enero de 1571, cuando se reunieron los requeridos para la fundación, quedando la ciudad bajo la protección de la Purísima Concepción. Siendo entonces, la única ciudad del país que celebra el día que se le dio el permiso de fundación, como la fundación misma.
Los evangelizadores franciscanos se volvieron de vital importancia para el desarrollo de la villa, aportando el panteón, la huerta popular, la Enfermería, el Noviciado, el Claustro y el “Colegio de la Purísima Concepción” que es una de las instituciones antecedentes a la Real y Pontificia Universidad de México, al tiempo que se edificaban el templo de San Francisco, el templo de la Tercera Orden, el templo de Nuestra Señora del Pilar, el templo de la Señora del Cordón, la capilla de los Dolores y los espacios públicos hoy localizados en el Centro Histórico.
En 1597 la orden de los Carmelitas lego a la Villa su Convento y Templo. En 1609 se establecen los Agustinos al sur de la ciudadela fundando también su propio convento y templo. En 1623 con la construcción de un templo dedicado a Nuestra Señora del Tránsito y un hospital de Curaciones, se establecen los monjes Juaninos en la villa.
Casi un siglo después, el 10 de octubre de 1655, a la villa conocida y nombrada en los informes reales del virreinato como Zalaya o Celaya, se le concede la Real autorización para poseer el título de Muy Noble y Leal Ciudad con derecho a Blasón; sin embargo, el título no se confirma por el rey Felipe IV de España sino hasta el 7 de diciembre de 1658, después de pagar adeudos pendientes a la corona.
Fue hasta 1719 que los Jesuitas, vienen a la entonces ciudad de Celaya, estableciendo el templo y convento de la Compañía de Jesús, hoy destruido, e instruyendo en mejores técnicas para el cultivo de la vid. En 1724 en la Alameda se erige el Santuario de la Virgen de Guadalupe.

Acerca de nacimientos
Créditos de este texto:
https://www.mexicodesconocido.com.mx/los-nacimientos-una-tradicion-milenaria.html
¿Por qué se pone nacimiento en Navidad?
También llamados pesebres o belenes, los Nacimientos tienen su origen en los “montajes vivientes” que recreó San Francisco de Asís hace casi 800 años. Hoy, son parte importante de la decoración navideña en México.
Homero Adame
En el seno familiar, la decoración navideña presenta tres tendencias fundamentales: la de aquellos que han tomado como propias las tradiciones de otros pueblos, con pinos y esferas, incluyendo los Santa Claus; la que combina los elementos propios y extraños; y la de quienes siguen la tradición del Nacimiento, aunque de una manera un tanto mestiza. Sin embargo, es en los templos e iglesias donde los Nacimientos son obras extraordinarias por su tamaño, forma y representaciones iconográficas. Es en estos espacios (las iglesias) es donde se conserva la costumbre de “acostar al niño” el día de su “nacimiento”, una tradición que vive desde hace cientos de años.
El origen del nacimiento
De acuerdo con la leyenda, el origen del nacimiento se remonta a la época de Giovanni Bernardone (1182-1226), mejor conocido como San Francisco de Asís, quien fue el primero en instalar un nacimiento viviente para ejemplificar el nacimiento de Jesús. La fecha exacta es desconocida, pero pudo haber sido en 1223. Ya habiendo fundado la orden franciscana, él recorría las poblaciones de su natal Italia con el fin de predicar la palabra. En ese invierno de 1223, mientras andaba cerca de Rieti, lo sorprendió la Navidad en la ermita de Greccio; ahí se inspiró y reprodujo el nacimiento del niño Jesús. Ayudado por otros clérigos, construyó una casita de paja, un portal y un pesebre, e invitó a todos los lugareños a integrarse en una escena viviente, con José y María, el niño recién nacido, los pastores, y hasta un buey y un burro para mayor veracidad.
Cuando por fin se arraigó esta tradición en Europa, durante mucho tiempo se mantuvo con nacimientos -o belenes- vivientes, principalmente en los recintos religiosos, hasta que poco a poco se fueron elaborando figuras e iconos y se expandió a los hogares de los fervientes cristianos. Se cree que el primer nacimiento hecho con figuras de barro se realizó en Nápoles, también en Italia, a finales del siglo XV. A partir de esa fecha, el rey Carlos III ordenó que la presentación se extendiera por todos sus dominios.
Con la conquista española, los frailes utilizaron las costumbres navideñas para evangelizar a los nativos del Nuevo Mundo. Y los belenes desempeñaron un papel muy relevante porque, además, los naturales de estas tierras fueron adiestrados para elaborar las figuras y los motivos. ¿Cuántos siglos han transcurrido desde aquella enseñanza, y cuántas familias han vivido de esta tradición? Si nos remitimos al presente, descubrimos que en algunas poblaciones del país aún se conserva la costumbre de manufacturar dichas artesanías. Como ejemplo tenemos los angelitos de Tzintzuntzan, Michoacán; las figuras de barro de Metepec, Estado de México, o de Ameyaltepec y Tolimán, en Guerrero; o los nacimientos en miniatura y policromados de Tlaquepaque, Jalisco.
El Nacimiento moderno (la palabra “belén” ha caído en desuso, al menos en nuestro país) combina una serie de elementos bastante discordantes, los cuales no tienen nada que ver con el origen del niño Jesús. Si tomamos en cuenta que éste nació en un lugar del Oriente Medio, sería poco factible pensar que haya sido en un sitio frondoso y verde. Lo mismo ocurre con los pinos que ahora se colocan junto al nacimiento, puesto que esa especie no existe en aquellas áridas tierras del actual Israel.
El pino es una tradición que nos llegó de la Europa nórdica a través de Estados Unidos. Del mismo modo hallamos nopales, magueyes, palmas cocoteras, oyameles, pirules; o animales de diversa índole, primordialmente domesticados, y bestias de carga; también podemos encontrar otro tipo de elementos, como lanchas de remo, molinos de viento (papalotes) o castillos medievales, por mencionar sólo algunos de los muchos que aparecen en estas decoraciones navideñas, sin olvidar al diablo y sus tentaciones. La figura del demonio puede variar en color y hasta en forma, pero la más convencional es roja con alas negras.
Muchos nacimientos mexicanos incluyen motivos y estereotipos muy propios de nuestra cultura, lo cual los hace ser bastante pintorescos. Así, podemos ver representaciones del cartero, el globero, el aguador, la taquera, el panadero, el organillero, etcétera. No existen límites para la imaginación. Y otra cosa que sobrepasa lo pintoresco para entrar en el reino de lo absurdo, es el tamaño de algunas de las figuras. No es nada raro encontrar que el Niño Dios sea casi del mismo tamaño que José y María, o mayor que los borregos. O, por el contrario, unos Reyes Magos gigantes y un niño naciente en miniatura. Por otro lado, debemos hacer referencia a las luces que decoran los nacimientos. Hoy en día es cada vez más común contar con las guías intermitentes de colores, entre las cuales sobresalen aquellas con música. En hogares más tradicionales aún se utilizan las velas de cera o parafina con el fin de iluminar los nacimientos o, incluso, los pinos; no obstante, y por razones obvias, aquí se debe tener sumo cuidado para evitar incendios.
Este efímero arte decembrino puede realizarse con cualquier elemento y material disponibles; los más comunes son el paixtle, el musgo, la paja y el cartón, aunque también se pueden utilizar rocas, mangueras, láminas y cuanta cosa el creador y su fantasía tengan a la mano. En realidad no hay impedimentos, y lo que en verdad importa es realzar ese espíritu de la Navidadque, desafortunadamente, año tras año se va perdiendo, en parte por la ignorancia, en parte por el desinterés y a veces por la falta de tiempo, pues poner un pino es más rápido y no cuesta mucho, ya que los adornos son reciclables y pueden usarse los mismos de años anteriores, posiblemente comprados en oferta fuera de temporada. Pero no todo está perdido, y en años recientes han aparecido diversos concursos nacionales, estatales o municipales de nacimientos, con los que se pretende reavivar esta bella tradición navideña.

One thought on “Nacimientos at/en Celaya

  1. Excelentes fotos de los nacimientos y del centro historico de la Ciudad de Celaya, y los textos bastante interesantes y completos desde el punto de vista historico y actual, tanto en Ingles como en Español.
    ¡Hay qué visitar a Celaya!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s