Michelangelo Buonarroti leaves tomorrow the Palace of fine Arts, last part, Mexico City…Miguel Ángel Buonarroti deja mañana el Palacio de Bellas Artes, última parte, Ciudad de México

AUTHOR: Museo del Palacio de Bellas Artes
The Museum of the Palace of Fine Arts presents for the first time in Mexico, a grand exhibition around the Florentine artist Michelangelo Buonarroti. His work is exposed through a selection of drawings, oil paintings, books, documents, and sculptures that let us see his participation in the renovation of the artistic and architectural processes of the Cinquecento, at the time it reveals his artistic influence in the history of Mexican art.
http://www.mexicoescultura.com/actividad/132552/en

Selected by Enrique Krauze
Ongoing
Enrique Krauze’s Mexico City
Mexico City may not appear, at first sight, to be an international capital of art, but it is, though in a relatively unassuming way. A few weeks ago we had a splendid exhibition of English landscape painting and a series of concerts by Joshua Bell and the symphony of the Academy of Saint Martin in the Fields. It was part of the “Year of the United Kingdom in Mexico,” an exchange program lasting through the end of 2015. (Mexico reciprocated with a lavish exposition in Liverpool on the world of the Maya.) For the coming summer we are expecting a series of truly impressive shows.

Exhibitions of Michelangelo and Leonardo da Vinci have come to Mexico for the first time. The two shows share the stage in the Palacio de Bellas Artes, a handsome Art Nouveau building dating back to the beginning of the twentieth century. “Miguel Ángel Bounarroti: Un artista entre dos mundos” (Michelangelo Buonarotti: An Artist Between Two Worlds) displays thirty works by the great Florentine, among them sculptures of David-Apollo and Christ Carrying the Cross as well as sketches and preliminary designs for the paintings of the Sistine Chapel. There are also forty works directly inspired by Michelangelo, including ones by Raphael and various painters of Spain and the Americas.

“Leonardo da Vinci y la idea de la belleza” (Leonardo da Vinci and the Idea of Beauty) tries to illustrate the intrinsic links between art and science. It is a small but exquisite show of eleven original works by the artist and four pieces from his circle. The two most important inclusions are the Codex on the Flight of Birds and Study for the Angel in The Virgin of the Rocks.

And very soon, in another sumptuous building, the annex to the National Museum of Art, there will be an exhibition on “The Spanish Monarchy in Art,” with contributions from forty-five Mexican and international collections. It will explore, primarily through painting, the historical Spanish and Mexican devotion to the monarchy. It will be displayed in four rooms: “the iconographic inheritance of the indigenous past”; “the royal effigy,” showing the political use of these portraits; “the messianic monarchy,” which will explore the religious aspect of the monarchy; and, finally, “echoes of monarchy in Independent Mexico.” Works by Francisco de Zurbarán, Diego Velázquez, and Francisco Goya will be included. The public may also be surprised by the portraits done by seventeenth and eighteenth-century Mexican painters (like Cristóbal de Villalpando and Miguel Cabrera) accomplished through desire and imagination, since no Spanish monarch set foot for in the Americas for hundreds of years.

The entry charges for these exhibitions are quite reasonable (and free on Sundays) and, as always, they attract and will attract a large audience. An old tradition of state support for culture and the arts is alive and well in Mexico, which was how the great Mexican mural movement (Diego Rivera, José Clemente Orozco, and David Alfaro Siqueiros) arose and reflected the ideals of the Mexican Revolution. Though the historical reality may have remained rather far from utopia, the encouragement for artistic creation and the respect and enthusiasm of the Mexican people for the arts have endured across the generations. And the encounter is in a period of renewal, with a significant expansion of galleries and public exhibitions.

On weekends, the historic center of Mexico City is a spectacle worth seeing. Hundreds of thousands of people, often entire families, pass through the plazas, the parks, the churches, and the streets, full of colonial buildings, traditional restaurants, and artistic exhibitions of every kind. On the day the Michelangelo show opened, six thousand people lined up in waiting to enter on a rainy morning. One of them commented, as he left the show, “Someday we will say: I saw Da Vinci and Michelangelo at the Palace of Fine Arts.”

For more information on the Michelangelo and Leonardo exhibitions, visit palacio.bellasartes.gob.mx. For more information on “The Spanish Monarchy in Art,” visit munal.com.mx.

—Translated from the Spanish by Hank Heifetz.

http://www.nybooks.com/events/mexico-city-enrique-krauze/

Español
Las exposiciones de Leonardo Da Vinci y Miguel Ángel han rebasado las expectativas; diariamente se agotan 3300 entradas a las 11 de la mañana
CIUDAD DE MÉXIOC, México, jul. 01, 2015.-Continúan las largas filas para ingresar al Museo del Palacio de Bellas Artes para ver la exposición de los artista renacentistas Leonardo da Vinci y Miguel Ángel.
Desde que se inauguraron las exposiciones: “Leonardo da Vinci y la idea de la belleza” y “Miguel Ángel Buonarroti. Un artista entre dos mundos”, el pasado 26 de junio, los visitantes llegan al recinto desde las seis de la mañana para esperar a que abra la ventanilla y puedan comprar sus tickets de entrada.
A diario se ponen a la venta o se distribuyen 3 mil 300 boletos, calculando el espacio en las salas y la seguridad.
Sin embargo desde las 11 horas, los empleados del Museo avisan a la gente formada quien será la última persona en entrar.
Muchas personas vienen de otros estados de la República e incluso de otros países, como Patricia Yonker, quien vino de Guatemala.
“Fue una fila inmensa para ver estas muestras, la cual contiene una de las esculturas más lindas que es la de Jesucristo, porque La Piedad es una copia y esa no vale”, apuntó.
La espera es de casi tres horas y se ingresa en grupos de 200 personas, cada media hora.
Hasta el domingo 28 de junio, 13 mil 378 personas habían logrado ver las exposiciones.
El público está compuesto por niños, jóvenes, adultos y personas mayores, quienes llevan sillas pequeñas y paraguas para evitar los rayos del sol.
Luis Adrián Jiménez espero tres horas para poder ingresar a la primera sala. Llegó a las 8 e ingresó a las 11 horas. “La muestra de Miguel Ángel me pareció bastante bien, pero la de Leonardo se quedó corta, pues trajeron puros bocetos originales; del primero me encantaron los bocetos de la Capilla Sixtina, me parecieron muy impresionantes, pues fue un artista adelantado a su época, y de Leonardo da Vinci, los bocetos del vuelo de las aves”, señaló.
Guadalupe Herrera y Jorge García vinieron de baja California Sur sólo a ver las exposiciones de Miguel Ángel (1475-1564) y Leonardo da Vinci (1452-1519). Coincidieron en que son excepcionales y traerlas a México fue muy acertado.
“Recomendamos que la gente llegue temprano, aunque afuera del recinto no es muy buena, dentro del recinto se compensa, porque hay una atención hacia el público excelente”, expresaron.
Durante el recorrido, el público puede apreciar bocetos, sanguíneas, ensayos de obras famosas, esculturas y textos escritos por ambos artistas hace más de 500 años.
De Leonardo da Vinci, el público celebró la mencionada pieza “Estudio para el ángel de La Virgen de las rocas”, así como las dos páginas abiertas de “El Códice sobre el vuelo de las aves”, en donde pueden encontrarse anotaciones, dibujos anatómicos, un boceto arquitectónico y hasta la lista de gastos del artista, donde sobresale el pago a su ama de llaves y la palabra “Pollo”, a la que asigna dos monedas para su compra, quizá su cena, hace más de cinco siglos.
“Leonardo da Vinci y la idea de la belleza” permanecerá hasta el 23 de agosto y “Miguel Ángel Buonarroti. Un artista entre dos mundos” se podrá visitar hasta el 27 de septiembre.
Con información de Notimex.

http://noticieros.televisa.com/mexico-df/1507/leonardo-da-vinci-miguel-angel-saturan-bellas-artes/

Que si hay mucha gente, que si hay forma de meterse en la fila, que si hay que llegar a las seis de la mañana; mucho se ha dicho sobre esta magna exposición renacentista en Bellas Artes y casi todo es impreciso.

Por eso, nos lanzamos como simples chilangos para armar esta guía básica. Es la ruta corta para entrarle a “Miguel Ángel Buonarroti, un artista entre dos mundos” y “Leonardo Da Vinci y la idea de la belleza” sin caer en un oscurantismo medieval.

1. Antes

Lo básico es recordar tus días de escuela. Una breve repasada por algún libro de historia te ayudará a entender mejor todo lo que verás. No es necesario un ensayo de 10 mil palabras, con entender teocentrismo y antropocentrismo ya estás del otro lado. Ahora que si sabes quiénes fueron Tommaso Cavalieri y Francesco Melzi… la armas mucho más.

2. Filas

No necesitas llegar de madrugada, ni que fueras a comprar un teléfono. Se organizan tres filas: estudiantes y profesores, tercera edad y público general. Entre 7 y 9 am hay “poca” gente. Si llegas a las 8 te tocaría turno entre las 10 y las 11, e ingresas a la expo entre mediodía y la una. OJO: Los boletos se acaban. A las 2 de la tarde la taquilla puede ya estar cerrada.

3. Más filas

Primero te formas para comprar el boleto y saber a qué hora te toca. Luego, te formas en el lobby para subir la escalera y formarte de nuevo. Pasas el filtro y llegas a la entrada de la exposición donde, exacto, te formas otra vez. De hecho, casi todos mantienen la fila en la expo. Lo ideal es estar hasta adelante o hasta atrás del grupo para verla en “sentido contrario” y evitar aglomeraciones.

4. Miguel Ángel

Esta expo tiene tres ejes, obras del italiano –al inicio e impresionantes–, obras de otros que se inspiraron en él –a lo largo de todo el recorrido– y apuntes o bocetos –además de algunas esculturas–. Verás el estilo de Miguel Ángel, el uso de sus proporciones y de sus recursos, eso que se volvió clásico y se enseñó durante los siglos siguientes en las academias de arte, como San Carlos.

5. Da Vinci

La cereza es el “Códice sobre el vuelo de los pájaros”, pero hay tres –o cuatro– retratos que son obras de arte. Aquí las filas ya se rompieron un poco y puedes buscarte un muro libre para contemplar a placer, por pocos minutos, claro. Si te animas a esperar un lugar frente al citado códice, espera a que empiece el video explicativo y verás que se abre espacio.

6. Curaduría

Lo tengo que decir: mal. Fichas e iluminación “íntima” con “organización masiva”. Es demasiado obscura –¿qué pasó mi renacimiento?– y si no te enteras de qué va cada sección te puedes confundir, perder o simplemente aburrir. También tendrás tiempos muertos, muchos. Cada fila es de entre 30 minutos y dos horas; ve acompañado, al menos de un buen libro.

7. Organización

Fatal es un eufemismo. Se entiende, son 400 personas por hora, pero ese paso previo que te recomendamos y los videos que tienen podrían entretenerte mientras esperas para entrar desde que te dan turno. Digo, entiendo que esto pase en una clínica del Estado; a su favor está la fila para la tercera edad; lástima que se olviden de ellos ya que pagaron el boleto.

8. Cultura

Practica la tolerancia. Encontrarás desde esos expertos en arte que no paran de hablar hasta la viejita que se mete entre la obra y tu mirada, en ese espacio imaginario que le debemos a todo museo o galería y que de pronto nadie respeta. Empujar a la viejecilla –o callar al guía improvisado– debe estar vetado. Hazte a la idea de que habrá mucha gente.

9. El extra

Ya entrados en el tema, cruza la calle hasta el MIDE. “El Renacimiento hoy” es su actual exposición. A tu disposición –y sin tumultos– obras de los pintores y música de la época. Además de información sobre el comercio de entonces y sus efectos en la economía actual. Puedes participar en una subasta de arte y hasta acuñar tu propio florín, ducado o testón.

10. Extradoble

Ahora que si estás dispuesto a caminar un poco más, lánzate al Museo Nacional de San Carlos. Tienen dos exposiciones, “Renacimiento. Influencia imperante en estilos y escuelas europeas” y “Belleza Infinita”. Están centradas en eso que ya sabes del antropocentrismo y dan cuenta clara de la influencia renacentista en el arte posterior, con ejemplos desde el manierismo y hasta el barroco. Además, de alguna manera paga la deuda que Bellas Artes deja con Miguel Ángel.

http://www.chilango.com/cultura/nota/2015/07/10/10-cosas-que-debes-saber-antes-de-lanzarte-a-las-expos-da-vinci-y-miguel-angel

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s