Mision El Alamo and/y River Walk, San Antonio Texas, last part/última parte

The Battle of the Alamo (February 23 – March 6, 1836) was a pivotal event in the Texas Revolution. Following a 13-day siege, Mexican troops under President General Antonio López de Santa Anna launched an assault on the Alamo Mission near San Antonio de Béxar (modern-day San Antonio, Texas, United States), killing all of the Texian defenders. Santa Anna’s cruelty during the battle inspired many Texians—both Texas settlers and adventurers from the United States—to join the Texian Army. Buoyed by a desire for revenge, the Texians defeated the Mexican Army at the Battle of San Jacinto, on April 21, 1836, ending the revolution.

Several months previously, Texians had driven all Mexican troops out of Mexican Texas. About 100 Texians were then garrisoned at the Alamo. The Texian force grew slightly with the arrival of reinforcements led by eventual Alamo co-commanders James Bowie and William B. Travis. On February 23, approximately 1,500 Mexicans marched into San Antonio de Béxar as the first step in a campaign to retake Texas. For the next 10 days the two armies engaged in several skirmishes with minimal casualties. Aware that his garrison could not withstand an attack by such a large force, Travis wrote multiple letters pleading for more men and supplies, but fewer than 100 reinforcements arrived there.

In the early morning hours of March 6, the Mexican Army advanced on the Alamo. After repulsing two attacks, the Texians were unable to fend off a third attack. As Mexican soldiers scaled the walls, most of the Texian soldiers withdrew into interior buildings. Defenders unable to reach these points were slain by the Mexican cavalry as they attempted to escape. Between five and seven Texians may have surrendered; if so, they were quickly executed. Most eyewitness accounts reported between 182 and 257 Texians died, while most historians of the Alamo agree that around 600 Mexicans were killed or wounded. Several noncombatants were sent to Gonzales to spread word of the Texian defeat. The news sparked both a strong rush to join the Texian army and a panic, known as “The Runaway Scrape”, in which the Texian army, most settlers, and the new Republic of Texas government fled from the advancing Mexican Army.

Within Mexico, the battle has often been overshadowed by events from the Mexican–American War of 1846–48. In 19th-century Texas, the Alamo complex gradually became known as a battle site rather than a former mission. The Texas Legislature purchased the land and buildings in the early part of the 20th century and designated the Alamo chapel as an official Texas State Shrine. The Alamo is now “the most popular tourist site in Texas”. The Alamo has been the subject of numerous non-fiction works beginning in 1843. Most Americans, however, are more familiar with the myths spread by many of the movie and television adaptations, including the 1950s Disney miniseries Davy Crockett and John Wayne’s 1960 film The Alamo.

http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_the_Alamo

Misión de Álamo (Texas)

El Álamo (nombre oficial en español: Misión de San Antonio de Valero) es el nombre de una antigua construcción misionaria, en la ciudad de San Antonio, Texas, Estados Unidos de América. Fue fundada por Fray Antonio de Olivares y los indios Papayas, y junto con la Presidio de San Antonio de Béjar y la Acequia Madre de Valero es el origen de la actual ciudad de San Antonio, Texas.

Esta fortaleza consistía en una iglesia cercada por otras estructuras, construidas por los españoles en el siglo XVIII para la asimilación religiosa y cultural de nativos indígenas de la región (conversión de los índios al cristianismo), y el suministro de educación a estos indígenas después de la conversión. En 1793, la misión fue secularizada y muy pronto abandonada. Diez años después se convirtió en una fortaleza de un grupo del Ejército Mexicano, la Segunda Compañía Móvil de San Carlos de Parras, la cual probablemente fue quien dio a la misión el nombre “El Álamo”.

Los soldados mexicanos mantuvieron la misión en su poder hasta diciembre de 1835, cuando el General Martín Perfecto de Cos fue derrotado por el Ejército Tejano después del Sitio de Béjar. Un número relativamente pequeño de soldados tejanos ocuparon entonces el sitio. El General tejano Sam Houston creyó que los tejanos no tenían las suficientes fuerzas humanas para mantener ocupado el fuerte y ordenó al Coronel James Bowie que la destruyera. Bowie no siguió la orden y, en colaboración con el coronel James C. Neil, se abocó a la tarea de fortificar la misión. El 23 de febrero, el General mexicano Antonio López de Santa Anna dirigió una importante grupo de soldados mexicanos a San Antonio de Béjar y rápidamente inicio el sitio de la fortaleza. El sitio finalizó el 6 de marzo, cuando el ejército mexicano atacó El Álamo. Cuando la Batalla de El Álamo finalizó la mayor parte, si no todos, de los defensores de la fortaleza habían resultado muertos en el enfrentamiento. Cuando el ejército mexicano se retiró de Texas, al final de la Revolución de Texas, destruyó algunos de los muros de El Álamo y prendió fuego a parte de las edificaciones.

Durante los próximos cinco años, El Álamo fue periódicamente utilizado para acuartelar soldados, tanto tejanos como mexicanos, pero finalmente fue abandonado. En 1849, varios años después de que Texas fuera anexionada a los Estados Unidos, el Ejército Norteamericano comenzó a rentar el edificio como depósito de la intendencia. El Ejército Norteamericano abandonó la misión en 1876, después de que el cercano Fuerte Sam Houston fuera establecido. La capilla de El Álamo fue vendida al estado de Texas, el cual realizó visitas ocasionales pero no hizo ningún esfuerzo por restaurarla. Las edificaciones restantes fueron vendidas a una compañía mercantil que las utilizó para establecer una tienda de comestibles al por mayor.

La asociación de las Hijas de la República de Texas, después de ser fundada en 1892, comenzó a tratar de conservar El Álamo. En 1905, Adina Emilia de Zavala y Clara Driscoll lograron convencer a la legislatura de comprar los edificios y de nombrar a las Hijas custodias permanentes del sitio. Durante los próximos seis años, de Zavala y Driscoll discutieron sobre cuál era el mejor modo de restaurar la misión. La discusión culminó en la corte, para decidir cuál de ambas secciones de las Hijas de la República de Texas iban a controlar El Álamo. Como resultado de la contienda, el gobernador de Texas, Oscar B. Colquitt, puso el complejo brevemente bajo control estatal y comenzó la restauración del mismo en 1912. El sitio fue devuelto a las Hijas hacia fines de ese año. La legislatura tomo medidas en 1988 y en 1994 para colocar el complejo bajo control del Departamento de Parques y Vida Salvaje de Texas pero los intentos fallaron después de que el gobernador en ese momento, George W. Bush, anunció que vetaría cualquier intento de ley que pretendiera desplazar a las Hijas de la República de Texas del control de El Álamo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Misión_de_Álamo_(Texas)

One thought on “Mision El Alamo and/y River Walk, San Antonio Texas, last part/última parte

  1. Generally I don’t read article on blogs, but I wish to say that this write-up very pressured me to
    check out and do it! Your writing taste has been amazed
    me. Thank you, very nice article.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s